Hoy nos espera un día tranquilo. Lo primero que hacemos es acercarnos a la zona de Beverly Hills. Llegamos y nos encontramos un montón de gente esperando para hacerse una foto junto al cartel de entrada situado en Beverly Gardens Park. Es un poco patético pero hacemos cola para la foto de rigor, no íbamos a ser menos 😉

Beverly Gardens Park. BEVERLY HILLS, CA

Beverly Gardens Park. BEVERLY HILLS, CA

Después de esto nos hemos dado un garbeo en coche y… tremendas chozas. Como en todo, a menudo el dinero no da el buen gusto, pero por lo general, la zona es la caña. Ayer ya vimos casa exclusivas en las colinas de Hollywood mientras subíamos a ver de cerca el cartel, pero lo de aquí son mansiones en toda regla.

Beverly Drive. BEVERLY HILLS, CA

Beverly Drive. BEVERLY HILLS, CA

Poco después nos hemos paseado por Rodeo Drive, otra de las zonas exclusivas de L.A., con tiendas de Cartier, Ralph Lauren, Channel, etcétera. También hemos pasado por el hotel de Pretty Woman (Garry Marshall, 1990), el Regent Beverly Wilshire. Como no teníamos pensado comprar nada (nótese la ironía), hemos optado por no bajarnos ni siquiera del coche, no es una zona que nos hiciese especial ilusión.

Regent Beverly Wilshire, el hotel de Pretty Woman.

Regent Beverly Wilshire, el hotel de Pretty Woman.

De camino al Grove Market hemos visto en una esquina a un tío que vendía alfombras de piel, unas eran sintéticas y otras naturales, la verdad es que se notaba la diferencia. Hace tiempo que andábamos detrás de una de vaca, así que nos hemos bajado a preguntar precios, aunque era evidente que lo que costaban las auténticas no lo íbamos a pagar. No me ha quedado más remedio que regatear con el tipo hasta que la he sacado por un tercio de lo que pedía, algo ya bastante razonable. Pues sí, ahora llevamos un animal muerto en el maletero. No sé muy bien cómo la vamos a meter en la maleta, ni si tendremos problemas por transportar un cadáver –que en paz descanse–, pero como nos pillen los de aduanas la hemos cagado…

Una vez metido el difunto en el maletero hemos seguido nuestro camino. Al llegar al supuesto mercado nos hemos dado cuenta de que era 5% mercado y 95% centro comercial al aire libre. Había hasta un trenecito para que te movieses por la zona. ¡Hasta para eso había cola! En una esquinita estaba el mercado con varios puestos y muchos sitios para comer.

Después de tomar un tentempié y un breve paseo, hemos recogido el coche del parking y nos hemos vuelto a descansar a nuestro motel, el Coral Sands. Cuando digo descansar me refiero a un bañito en la piscina y una sesión en el jacuzzi 😉

El Coral Sands es un motel muy agradable orientado a la gente joven.

El Coral Sands es un motel muy agradable orientado a la gente joven.

Bueno, mañana partimos hacia San Francisco por la Highway 1, la carretera del Pacífico, pero antes de llegar a la ciudad del Golden Gate nos esperan dos paradas, la primera en San Luis Obispo. Seguiremos informando…