Route 66 Museum

Route 66 Museum. CLINTON, OK

Abandonamos la habitación del motel de manera precipitada tras nuestro primer contacto con la fauna local: una cucaracha del tipo “americanus vulgaris” del tamaño de un camión. Está claro que el alojamiento no era un cinco estrellas…

Rote 66 Museum, interior. CLINTON, OK

Route 66 Museum, interior. CLINTON, OK

Cruzamos la calle y entramos al museo de la Ruta 66. Cuesta 5 dólares por cabeza pero la verdad es que merece la pena. Es pequeño pero está muy bien ambientado. Las diferentes salas están organizadas por décadas y en cada una hay un pequeño botón en la pared que si lo pulsas suena una canción de la época. Al final del recorrido hay una sala de proyección donde se puede ver un video con la historia de la Ruta, desde sus inicios en los años 20 hasta la actualidad. A la salida, arrasamos con la tienda de regalos y arrancamos rumbo a Elk City, donde estuvimos en el otro museo de Oklahoma, el National Route 66 Museum, pero esta vez no entramos, nos quedamos por fuera en lo que se conoce como Old Town Museum Complex, una especie de complejo museístico al aire libre más inspirado en el Oeste americano que en la ruta en sí. La verdad es que siendo de Almería, los decorados tipo western nos resultaron bastante familiares…

National Route 66 Museum. ELK CITY, OK

National Route 66 Museum. ELK CITY, OK

En Sayre visitamos el Western Motel, cuyo cartel de neón está inspirado también en el Oeste, para continuar hacia Erick, donde visitamos el establecimiento que inspiró a Pixar para la tienda de regalos del pueblo de ‘Cars’ (John Lasseter, 2006). De hecho, la película entera es un homenaje a la Ruta 66 y desde su estreno está muy presente en cada rincón de esta carretera.

Western Motel. SAYRE, OK

Western Motel. SAYRE, OK

La verdad, es un placer conducir por estas carreteras, los americanos conducen muy tranquilos en general y no hay grandes acelerones ni adelantamientos bruscos como en España. Desde que salimos de Chicago no hemos oído ni un sólo coche pitar. Únicamente esta mañana ha sonado un claxon, era un perro que habían dejado dentro del coche con el aire acondicionado puesto y que se ha apoyado sobre el volante.

Sandhills Curiosity Shop. ERICK, OK

Sandhills Curiosity Shop. ERICK, OK

Tras pasar por el último pueblo de Oklahoma, Texola, nos adentramos en el glorioso estado de Texas. El panorama ha cambiado ya sustancialmente, ahora predomina en el paisaje un tono amarillento muy característico y los árboles han desaparecido casi por completo. Paramos en Shamrock para ver dos preciosas gasolineras de la 66. La Conoco Tower, restaurada y en funcionamiento en la actualidad junto a la cafetería U-Drop Inn, llama la atención por su arquitectura art decó (también sirvió de modelo para la película de Pixar); y la Magnolia Gas Station, conservada por la gente del pueblo pero ya fuera de servicio.

Conoco Tower Gas Station. SHAMROCK, TX

Conoco Tower Gas Station. SHAMROCK, TX

Magnolia Gas Station. SHAMROCK, TX

Magnolia Gas Station. SHAMROCK, TX

Seguimos nuestro camino hacia Amarillo y a un lado de la carretera vemos el famoso depósito de agua inclinado de Britten, construido así a propósito para atraer a los turistas.

cdUn poco más adelante pasamos por Groom, donde está la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, la más alta del Hemisferio Occidental (como dicen por allí, everything’s BIG in TEXAS). Nos acercamos a verla y es impresionante. Junto a ella hay una especie de santuario con una cascada artificial, además de una tienda de regalos cristianos, al más puro estilo de los mercaderes en el templo. Al salir, un señor mayor vestido con un polo azul inmaculado, pantalones cortos blancos, tenis y calcetines blancos hasta la rodilla se nos acerca y nos regala un misterioso cd de temática religiosa. Picados por la curiosidad, nos montamos en el coche y lo pusimos en el cd pero allí no sonaba nada, así que nos quedamos compuestos y sin sermón. Cuando llegamos a España lo puse en el dvd del salón y resulta que era un video de los republicanos en contra de la gestión de Obama, la bomba. La verdad es que llevamos poco en Texas pero ya hemos visto más frikis que en el resto de estados juntos.

La cruz más alta del Hemisferio Occidental. GROOM, TX

La cruz más alta del Hemisferio Occidental. GROOM, TX

Fuente de la Divina Misericordia. GROOM, TX

Fuente de la Divina Misericordia. GROOM, TX

Bug Ranch. CONWAY, TX

Bug Ranch. CONWAY, TX

Llegamos a Conway para ver el Bug Ranch, una imitación del famoso Cadillac Ranch que veremos mañana pero con VW Escarabajos.

Finalmente, llegamos a Amarillo, nuestro destino final del día, y entramos al archifamoso restaurante y motel Big Texan Ranch, creo que debe ser uno de los establecimiento más famosos de toda la Ruta. La verdad es que se lo han montado muy bien, aunque todo resulta un poco artificial y mucho menos auténtico que lo que hemos visto en la Ruta 66 hasta ahora. El restaurante es famoso por ofrecer el reto del solomillón: un filete de 2 kilazos de ternera gratis a quien sea capaz de comérselo en una hora con su correspondiente acompañamiento. Pocos son los que lo consiguen y muchos los que acaban en urgencias. Pese a que he estado entrenando estos días pasados, opto por un discreto segundo plano para no dejar en ridículo a los gordales que hay por el local. El caso es que aquí vemos por primera vez personas obesas, tanto hombres como mujeres, pero muuuuy obesas. Las raciones que ponen no son para menos. Para que os hagáis una idea, yo me pedí un filete de 21 onzas y acabé a reventar, y el que hay que comerse en una hora ¡¡es de 72 onzas!!

Big Texan Ranch. AMARILLO, TX

Big Texan Ranch. AMARILLO, TX

Big Texan Ranch, interior. AMARILLO, TX

Big Texan Ranch, interior. AMARILLO, TX

Para los que deciden acometer el reto del solomillón, hay una mesa especial sobre una tarima en el centro del salón con un cronómetro preparado para la cuenta atrás de 1 hora. Mientras estábamos comiendo un valiente se subió y estuvo engullendo durante un buen rato. Cuando nos fuimos le quedaban como 30 minutos, no sabemos si lo consiguió, pero la verdad es que era un tipo normal, no era el típico fanegas.

En fin, el caso es que con el buche lleno nos fuimos a dormir al motel, un Super 8, la cadena que más hemos utilizado en este viaje. Por cierto, aquí hemos hecho nuestra primera colada. En todos los moteles hay lavadoras y secadoras que funcionan con monedas de un dólar, muy práctico para lavar la ropa en ruta.